Jornada mundial de la vida consagrada

1 Feb

vida-consagrada-web

Testigos de la esperanza y la alegría   –  (Papa Francisco)

Conocemos las dificultades que afronta la vida consagrada en sus diversas formas: la disminución de vocaciones y el envejecimiento, sobre todo en el mundo occidental, los problemas económicos como consecuencia de la grave crisis financiera mundial, los retos de la internacionalidad y la globalización, las insidias del relativismo, la marginación y la irrelevancia social… Precisamente en estas incertidumbres, que compartimos con muchos de nuestros contemporáneos, se levanta nuestra esperanza, fruto de la fe en el Señor de la historia, que sigue repitiendo: «No tengas miedo, que yo estoy contigo» (Jer 1, 8).

La esperanza de la que hablamos no se basa en los números o en las obras, sino en aquel en quien hemos puesto nuestra confianza (cf. 2 Tim 1, 12) y para quien «nada es imposible» (Lc 1, 37). Esta es la esperanza que no defrauda y que permitirá a la vida consagrada seguir escribiendo una gran historia en el futuro, al que debemos seguir mirando, conscientes de que hacia él es donde nos conduce el Espíritu Santo para continuar haciendo cosas grandes con nosotros. No hay que ceder a la tentación de los números y de la eficiencia, y menos aún a la de confiar en las propias fuerzas. Examinad los horizontes de la vida y el momento presente en vigilante vela. Con Benedicto XVI, repito: «No os unáis a los profetas de desventuras que proclaman el final o el sinsentido de la vida consagrada en la Iglesia de nuestros días; más bien revestíos de Jesucristo y portad las armas de la luz –como exhorta san Pablo (cf. Rom 13, 11-14)–, permaneciendo despiertos y vigilantes»1 .

Continuemos y reemprendamos siempre nuestro camino con confianza en el Señor. Me dirijo sobre todo a vosotros, jóvenes. Sois el presente porque ya vivís activamente en el seno de vuestros Institutos, ofreciendo una contribución determinante con la frescura y la generosidad de vuestra opción. Sois al mismo tiempo el futuro, porque pronto seréis llamados a tomar en vuestras manos la guía de la animación, la formación, el servicio y la misión”.

Testigos de la alegría. Carta apostólica a los consagrados

Mensaje de Madre Provincial – Encarnación Rodríguez-

El día de la Vida Consagrada no es una fecha más en la que unas a otras nos felicitamos por este don tan maravilloso que el Señor nos ha concedido, aunque, si hay motivos para felicitarnos, este día contiene muchos. Es una fiesta, ¡por supuesto!, ¡es nuestra fiesta! Una jornada que nos sitúa frente a Aquel que nos ha hecho semejante regalo. Y brota de forma espontanea la gratitud, y la interpelación, y el considerar una vez más el binomio llamada-respuesta… Una invitación muy sugerente…web nova

Nos resulta muy fácil reflexionar el porqué y el para qué de nuestra vocación de Siervas de María. Pensamos en seguida en los enfermos, los necesitados, nuestras Hermanas… y también en nuestra mayor o menor capacidad de ayudarlos con nuestra entrega y nuestro servicio de amor. Es hermoso todo eso, y nos duele contemplar que la mies es mucha y los obreros escasean. Es la sequía vocacional que todas sabemos describir muy bien. Menos personal, menos energías, menos asistencias, menos…menos… Cierto que la edad y la falta de salud nos impiden realizar lo que con tanto entusiasmo se llevaba a cabo tiempos atrás, en el amplio campo asignado a las Siervas.

Pero ante ese menos, hay que colocar siempre el signo más. Hemos avanzado en el camino de seguimiento de Jesús. Somos, ¡debemos ser! más discípulas, más colaboradoras, más asociadas a su pasión, más cercanas a Él, más amigas, más íntimas, más orantes. “Orad al Dueño de la mies, que envíe operarios”. Las Hermanas mayores y enfermas son las más aventajadas, ya van simplificando sus actividades externas, y potencian más esas otras energías espirituales que les invitan a salir de sí y poner los ojos sólo en Él, y permanecer más junto a Él. Actitud que las menos ancianas vamos ensayando cada día, hasta que todas nos abandonemos del todo en sus manos y en su Corazón.

Hermanas, es nuestra fiesta; tenemos múltiples motivos para vivir la alegría de ser consagradas. ¡¡MUCHAS FELICIDADES!!

Testigos de la esperanza y la alegría – 2 de febrero 2017 –

El día 2 de febrero es la fiesta de la Presentación del Señor en el templo. Desde el año 1997, por iniciativa de san Juan Pablo II, se celebra ese día la Jornada Mundial de la Vida Consagrada. En ese día miramos a la vida consagrada y a cada uno de sus miembros como un don de Dios a la Iglesia y a la humanidad. Juntos damos gracias a Dios por las Órdenes e Institutos religiosos dedicados a la contemplación o a las obras de apostolado, por las Sociedades de vida apostólica, por los Institutos seculares, por el Orden de las vírgenes, por las Nuevas Formas de vida consagrada y por otros grupos de consagrados, como también por todos aquellos que, en el secreto de su corazón, se entregan a Dios con una especial consagración. El lema escogido para este año es: «Testigos de la esperanza y la alegría». La esperanza y la alegría son dos palabras que atraviesan los mensajes del papa Francisco a toda la Iglesia y especialmente a la vida consagrada. También la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica escribió una preciosa carta a todos los consagrados titulada Alegraos, con motivo del Año dedicado a la vida consagrada. Signo de esperanza. El papa Francisco en la carta apostólica a todos los consagrados, con ocasión del Año de la Vida Consagrada, al señalar los objetivos, proponía, como tercer objetivo, abrazar el futuro con esperanza. He aquí algunas de sus expresiones: «Conocemos las dificultades (…): la disminución de las vocaciones y el envejecimiento, los retos de la internacionalidad y la globalización, las insidias del relativismo, la marginación y la irrelevancia social… Precisamente en estas incertidumbres, que compartimos con muchos de nuestros contemporáneos, se levanta nuestra esperanza, fruto de la fe en el Señor de la historia, que sigue repitiendo: “No tengas miedo, que yo estoy contigo” (Jer 1, 8). La esperanza de la que hablamos no se basa en los números o en las obras, sino en aquel en quien hemos puesto nuestra confianza (cf. 2 Tim 1, 12) (…). Esta es la esperanza que no defrauda y que permitirá a la vida consagrada seguir escribiendo una gran historia en el futuro, (…) conscientes de que hacia Él es donde nos conduce el Espíritu Santo para continuar haciendo cosas grandes con nosotros» (I, 3). La presencia de las personas consagradas en la Iglesia y en el mundo, animada por un auténtico espíritu religioso y misionero, tiene que ser signo y semilla de esperanza tanto en ambientes secularizados como en contextos de 4 primer anuncio. Para ello es necesario que la vida consagrada, en sus múltiples formas y carismas, viva una renovada unión fraterna y se mueva en las fronteras, en los extrarradios del mundo, en los descampados existenciales, donde tantos están como ovejas sin pastor y no tienen qué comer (cf. Mt 9, 36). Donde hay religiosos hay alegría. El mismo papa Francisco en la carta apostólica antes citada, al hablar de las expectativas para el Año de la Vida Consagrada, escribía: «Que sea siempre verdad lo que dije una vez: Donde hay religiosos hay alegría. Estamos llamados a experimentar que Dios es capaz de colmar nuestros corazones y hacernos felices, sin necesidad de buscar nuestra felicidad en otro lado; que la auténtica fraternidad vivida en nuestras comunidades alimenta nuestra alegría; que nuestra entrega total al servicio de la Iglesia, las familias, los jóvenes, los ancianos, los pobres, nos realiza como personas y da plenitud a nuestra vida» (II, 1). Hoy hacen falta personas consagradas que nos hablen de la alegría, pero de una alegría profunda y verdadera, que nace de la oración. No se puede estar alegre si no se vive en la profundidad de la oración. San Pablo une alegría y oración: «Estad siempre alegres. Orad constantemente» (1 Tes 5, 16-17). La esperanza y la alegría caminan juntas. La esperanza da a la alegría su autenticidad cristiana, pues hace de la alegría presente una pascua continuamente inacabada antes de la pascua definitiva en la que la humanidad resucitada entrará en la plenitud de la salvación (cf. Rom 8, 24). A su vez, la alegría da a la esperanza su verdad, ya que le da la posibilidad de experimentar, como en su fuente y en su fin, lo mismo hacia lo que tiende. La santísima Virgen María, Mujer consagrada a Dios, es Madre de nuestra esperanza y causa de nuestra alegría. Ella nos enseña a vivir con paz, plenitud y esperanza alegre el seguimiento fiel de nuestro Señor Jesucristo. Nuestra Señora es la Madre que presenta en el templo a su Hijo al Padre, dando continuación al “sí” pronunciado en el momento de la Anunciación. Que Ella sostenga y acompañe siempre a las personas consagradas en su vocación, consagración y misión.

✠ Vicente Jiménez Zamora Arzobispo de Zaragoza. Presidente de la CEVC

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *