Renovación de votos en Sevilla

8 Dic

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Con la ilusión, la generosidad y vigor juvenil de personas cautivadas por el Dios Fiel, el Dios Amor y Verdad; con el sincero y único interés de ser felices entregando sus vidas por una causa alta, no de mero altruismo ni voluntariado pasajero, nuestras Hermanas Lorevem e Irene, ratificaron ayer, en el hermoso día de la Inmaculada, su “SÍ” al Señor como consagradas Siervas de María. Con la certeza de que tiene sentido, de que vale la pena y de que la persona más se “dignifica” cuanto más se “consagra” al servicio gratuito y esmerado de aliviar, confortar y atender a quien vive la soledad, la enfermedad y el abandono, a veces de los que son sus seres más cercanos, ellas decididamente abren sus jóvenes fuerzas y sin reservas las ofrecen gratuita y libremente. 

Como María, ¡Aquí estoy, Señor! Tenía hecho mi plan

y me propusiste colaborar en tu obra.

Como María, Aquí estoy, Señor!

  Me venciste y me dejé vencer

Como María, Venga lo que venga

¡Aquí estoy, Señor! Venga lo que venga:

“Sí. Hágase”

Nuestra queridas Sor Irene y Lorevem:

Gracias! contamos vosotras para seguir perteneciendo al Señor

como Siervas de María, hijas de Madre Soledad.

Sevilla, 8 de diciembre, 2018

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *