CLAUSURANDO EL 50º DE CANONIZACIÓN

22 Ene

Nos disponemos a recoger un año jubilar, vivido entre el encuentro y el diálogo, la reflexión personal y el compartir comunitario. Confrontándonos y mirándonos en el espejo límpido de una mujer que nos cautiva, nos atrae y proyecta: ¡Santa María Soledad!

Esa santa de la puerta de al lado, como llama el Papa Francisco tan al natural. Porque así fue la Fundadora de las Siervas de María, ya en en siglo XIX, una mujer adelantada a la actualidad: samaritana domiciliar, en salida cada noche al hogar del paciente, del enfermo en su soledad. Y esa fue la bienaventuranza evangélica que encarnó en su esmerada misión y que sus Hijas, hoy en pleno siglo XXI, siglo de la peor pesadilla familiar, sanitaria y social que asola la humanidad, ellas, siguen los pasos que tú marcaste en tu tiempo, en el tiempo del Cólera, que no fue ni mucho menos mejor.

 Por eso, por todo y por tanto, ensalzamos tu gigante y sencilla santidad, dedicándote estos humildes y tal vez desafinados versos, que han salido del fondo, fondo de nuestra admirada y reconocida gratitud.

  

“TESTIGOS DE AMOR, DE LUZ Y DE PAZ”

Seré tu testigo, Señor, Heraldo de bien,

mensajero de paz, profeta de amor.

Iré donde quieras, mi Dios. Llevando tu paz, brindando perdón

sanando heridas, también soledad.

 

Seré luz del mundo, Señor,

Luz que alumbre las noches del dolor.

 

Iré por la vida, Señor,

abriendo caminos, marcando  senderos de felicidad.

Sierva de María, tu vida es misión:

Sé lámpara en la noche, aceite que avive

E inflame el fuego de la caridad.

 

Alumbra la casa, el hogar,

del enfermo solo, del paciente triste, que espera tu tiempo

Sierva de María, contagia la paz    

ofrece calor, abriga al desnudo, reposo al cansado,

también un altar.

 

Seré para todos, Señor,

abrazo y encuentro, sosiego, aliento y seguridad.

Levanta los ojos al cielo y mira a Dios

Es Luz, es Fuego, es (y) Sol,

Vida sin fin, eterna Verdad.

 

Sierva de María, testigo de Amor,

Samaritana feliz, evangelio vivo de la caridad     

Sana heridas, alivia el dolor

con esmero y respeto, con suave caricia

audacia creativa y solícito amor.

 

Somos testigos de Dios,

Sembradoras de unión, mensajeras de paz, también de perdón,

Iremos contigo, Señor

Abriendo caminos, llevando alegrías,

Con María, tu Madre, a cada hogar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *