50 AÑOS SURCANDO RÍOS DE SANTIDAD

24 Ene

¡Enhorabuena! y Feliz clausura de un año Jubilar celebrando la santidad de alguien tan especial, tan humana y tan cercana que pasea por nuestras vidas como quien anda por su casa, por el hogar familiar, por la comunidad fraterna, carismática y apostólica que el Gran Espíritu de Dios le entregó como soplo, huracán y fuego que abrasara en amor, purificando, sanando, sublimando lo más insignificante y al mismo tiempo lo más sagrado: “Estuve enfermo y me visitaste”

“Por eso Santa. María Soledad es una fundadora, la fundadora de una familia religiosa muy numerosa y difundida…María Soledad se inserta en ese grupo de mujeres santas e intrépidas que en el siglo pasado hicieron brotar en la Iglesia ríos de santidad y laboriosidad; procesiones interminables de vírgenes consagradas al único y sumo amor de Cristo, y mirando todas ellas al servicio inteligente, incansable, desinteresado del prójimo” (Homilía de Canonización de Pablo VI – 25 de enero, 1970)

Dejemos que este mensaje siga siendo de toda actualidad, en pleno siglo XXI, en nuestra historia convulsa y nuestra humanidad enferma por la implacable pandemia del COVID 19 

Hay campo, hay manos y hay personas capaces de seguir siendo “samaritanas” intrépidas y esmeradas, para llevar al que sufre el alivio, el remedio, la esperanza y fuerza de saber que Alguien le mira, le escucha, le ama y abraza.

¡FLECIDADES, FIDELIDAD, Y AUDACIA, HERMANAS SIERVAS DE MARÍA DONDE TE ENCUENTRES, TRABAJES Y COMPARTAS AMOR, FE, COMPRENSIÓN!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *